top of page
Buscar
  • Russell Soto

Es-SPEC-tacular: Lo Mejor del Automovilismo de Michigan

¡Bienvenidos! Nuevamente, gracias por venir a aprender de lo que ha pasado conmigo durante estas semanas, y también para mis amigos que me siguen en los medios sociales. La última vez les di una reseña sobre dónde he estado y lo que he hecho durante este año - y les prometo que publicaré los pormenores aquí más a menudo.


Decir que mucho ha pasado no es suficiente. Resulta que la región del este de Michigan - donde resido - cuenta con una comunidad de automovislismo mucho más grande de lo que me imaginaba. Aquí, desde la cuna de la industria automotriz americana, tengo acceso a algunas de las mejores pistas del mundo - Mid-Ohio y Michigan International, así como "templos de velocidad" locales como Waterford Hills Road Racing. También he hecho algo de karting, aunque esta vez con motores Briggs LO206 engines, en lugar de los Rotax y IAME a lso que estoy acostumbrado. Si me animo, también Road America e Indianapolis quedan suficientemente cerca parea algún viaje de fin de semana. Pero es en Waterford Hills donde todo está empezando a pasar para mi. Aquí hay un poco de historia.


El sureste de Michigan es sede del Oakland County Sportsman's Club (OCSC), y un grupo de sus miembros empezó a correr sus autos en este territorio, usando una rudimentaria pista que ellos mismos construyeron. Este se convirtió en el circuito Waterford Hills Road Racing, el cual comenzó en el 1958 a correr eventos de automovilismo de circuito aficionado, sancionado por el Sports Car Club of America (SCCA). Es un circuito pintoresco pero exigente y técnico, que cuenta con 1.5 millas de variadas curvas y cambios de elevación, los cuales me hacen recordar al circuito Lime Rock Park en Connecticut.


Nunca me lo hubiera imaginado, pero esta vista ha visto su dósis de pilotos de primera, y nada menos que el gran Sir Stirling Moss rompió récords de vueltas abordo de un Lotus Elite aquí mismo en el 1961. ¡Buen sitio para hacer marca en el automovilismo!


Sir Stirling Moss en Waterford HIlls, piloteando un Lotus Elan, 1961 (crédito a: LotusElan.net)


Mi relación con Waterford Hills comenzó al conocer a Alex de La Torre, el instructor de pilotaje del club, y uno de los mejores pilotos de carrera que podrán econtrar en cualquier sitio. Con más de 30 años de experiencia, Alex lo ha visto todo. Cuando me ví con urgencia de cumplir con los requisitos de mi licencia ante la SCCA, Alex me puso al volante de un coche Spec-Miata por una carrera, la cual no me fué muy bien porque la primera vez que siquiera vi a ese carro y a la pista fue durante la sesión de clasificación. Sin embargo, aunque esta fué una gran experiencia, no se compara con lo que me esperaba.


A lo mejor se acuerdande esto


El 26 y 27 de agosto fué la penúltima carrera de la temporada, y esta vez estuve al volante de un auto Spec Racer Ford. Estos autos son monopostos con carrocería y cabina abierta, muy relacionados a los prototipos, con chassis de construcción tubular. Los “GEN2” (o segunda generación) cuentan con motores Ford de 4 cilindros y 1.9 litros, que producen aproximadamente 180hp, derivados del Ford Escort. El motor se conecta a una transmisión manual de 5 velocidades. Pesan solamente 1,670 libras (757 kilos) incluyendo al piloto, y logran una velocidad de 135 MPH (217KPH) usando neumáticos radiales marca Hoosier.

La sonrisa lo dice todo...


Debido a compromisos de trabajo, solamente pude asistir a los entrenamientos del viernes y a las carerras del domingo, y me perdía clasificación el sábado. Esto significó que empezaría em la última posición para las carreras del domingo - pero no me preocupé, porque el viernes sentí gran comodidad y afinidad con el auto desde el primero momento.


Durante la primera carrera del domingo, esta conexión con el auto me ayudó a rebasar todos los autos entre mi y el primero lugar, hasta que encontré en segunda posición, persiguiendo a mi mentor Alex, el piloto que tiene el récord de vuela en esta pista.

Tan cerca...


Partí en segunda posición para la carrera titular el domingo, e inmediatamente le pasé - y estuvo como líder hata que dimos con tráfico. Pero no importa - una segunda posición detrás de Alex es como una victoria, para ser honesto, y la diferencia de .8 de segundo me mostró una fiel idea de mi nivel en estos autos, durante el primero fin de semana con ellos. Estuve muy satisfecho de mirar mis espejos y encontrar que nadie siquiera estaba cerca de correr los tiempos que Alex y yo logramos, lo cual dice muchas cosas positivas sobre mi desarrollo como piloto...pero ni me imaginaba qué tan positivo iba a ser.


En primera fila para la carrera titular


Luchando con mi mentor - ¡Líder por varias vueltas!


El 22-24 de septiembre fué la última carrera para el club, y esta vez pude contar con los tres días al volante. El sábado nuevamente me ví en segundo lugar tras de Alex, pero me alegré ver esa ventaja de un segundo desvanecerse poco a poco. Una de las más importantes lecciones para un piloto es que ese último segundo es el más difícil de eliminar, y requiere mucho afinamiento y entrega - lo cual define la victoria. El domingo tuve que cambiar de auto por una grieta en la montura del motor, lo cual significó que durante la primera carrera me tuve que acostumbrar a una caja de cambios diferente a la que estaba usando, lo cual me costó tiempo - el 4to lugar fué lo más que se pudo. Pero no hubo que preocuparse, porque en un par de horas habría una gran sonrisa en mis labios.

Marginado...pero no por mucho tiempo.


El orden para la segunda carrera - la titular - se basó en los tiempos más rápidos de la carrera anterior, así que nuevamente me ví en segunda posición, detrás de Alex, par ala salida. Logré predecir la salida muy bien, y aunque esta vez no le pude pasar a Alex, le hice carrera muy de cerca por varias vueltas. Esta vez, me concentré en la fluidez de mi manejo y de mantener el impulso y velocidad del auto para sacarle los tiempos más rápidos posible, ya que estos son autos que no cuentan con mucho poder. Fielmente siguiendo los consejos de la persona que estaba persigiendo - y observando y aplicando lo que le ví hacer - logré mantener la distancia consistentemente, aunque me tuve que resignar a verlo abrir esa distancia levemente. Treinta años de experiencia fueron expuestos ante mí, como un gran cuaderno de estudio a alta velocidad.



¿Le iba a alcanzar y rebasar? No. Por lo menos no en esa tarde de septiembre hace par se semanas. Pero al ver los tiempos al final de la carrera se reveló la verdadera historia, y la más grande lección - que tan sólo en mi segunda semana con estos autos, solamente estoy a .2 segundo de su tiempo más rápido. Amigos, eso para mí es una VICTORIA.



Nadie estuvo más contento que el mismo Alex. Igual que a Stevan McAleer antes que él, considero a Alex el mejor instructor que pudiera tener en estos momentos, y con su guía siento que puedo reponer el tiempo perdido en mi desarrollo, por la falta de fondos. Más que una "liebre" para perseguir, se ha convertido en un verdadero amigo.



Desde luego que mi intención es ganarle - y cuando eso pase la sonrida más grande en el paddock va a ser la de él. Es muy seguro que esto será un largo camino, y tengo mucho que aprender. Pero cuando uno quiere dominar algo, hay una cosa muy importante que se debe hacer: Siempre buscar a alguien mejor que uno, y aprender de esa persona - así es como se crece.


¡Hasta la próxima!


0 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page